¡El diccionario está vivo!

Por
Equipo Contexto

Bienvenida/o/e/x a este espacio:

Existen enormes debates sobre el lenguaje inclusivo, la x al final de algunas palabras y los neologismos. Pues muchos se preguntan si realmente se puede decir «presidenta» si «presidente» surge del ente que preside. La realidad es esta: ¡el diccionario está vivo! 

Está tan vivo que, para no morir, necesita dejar que sus células se transformen una y otra vez; tiene que perder algunas neuronas para dar espacio a otras, necesita cortarse las uñas. Estar vivo es un movimiento circular en el que inevitablemente ciertos elementos perecen y otros sobreviven. Ese es el organismo del lenguaje, en donde su unidad morfológica supone su modificación constante. Por eso nacen nuevas palabras y se vuelven parte de nuestro inventario urbano. Y luego mueren otras, porque el mundo, a falta de necesidad, dejó de usarlas. 

De eso hablamos en este espacio. De cómo nuestro lenguaje se adapta a nuestra cultura. De cómo nuevas palabras nos dan más herramientas para enfrentarnos a nuevos mundos. De cómo nuestra voz nos puede diferenciar del resto. De cómo no solo somos imagen y sensibilidad sino, y sobre todo, discurso. 

Hablamos del lenguaje y sus implicaciones. Hablamos de las letras y su manifestación gráfica. Hablamos de discursos, de narrativa y de retórica. Hablamos de todo lo que tiene que ver con cómo hablamos. 


¡Gracias por estar aquí! 


Otras publicaciones

La magia es el lenguaje

La magia es el lenguaje

Por
Tammy

Por años nos hemos preguntado si la magia existe. Si es ciencia a medias, brujería o ficción. Lo que es cierto es que la magia es tan antigua como nuestra historia. Los alquimistas se parecen a los poetas más de lo que nos gusta aceptar.

Las niñas y las letras

Las niñas y las letras

Por
Equipo Contexto

Nuestras infancias son lejanas y distintas. Cada una creció en una ciudad diferente, con sabores y olores diferentes, con una familia diferente. No fue hasta hace cinco años que, en un edificio de ladrillos rojos, nos encontramos todas por un amor compartido: la palabra.

La maldición de la frase célebre

La maldición de la frase célebre

Por
Valeria

Cuando empecé a estudiar filosofía, ya tenía un filósofo favorito: Kierkegaard. Mi profesor de la preparatoria explicó su pensamiento de una forma tan bonita que decidí, a mis diecisiete, que ese era el bueno aunque no lo había leído jamás.